Vinculación afectiva y Apego.

Cada vez se conocen más  datos sobre como influye la vinculación afectivaque se   durante los primeros años de vida entre madre-hijoo cuidador principal-hijo, en el desarrollo posterior de éste como adulto y su capacidad para establecer relaciones.

Ya durante la gestación, la madre comparte las emociones con el bebe; estas se transmiten a través de las hormonas del estrés y la tranquilidad creando en el bebe estados fisiológicos correspondientes con los estados emocionales de la madre, que si se repiten habitualmente pueden contribuir a la formación de conexiones neuronales creando predisposiciones de carácter.

Algunos problemas psicológicos en niños y adolescentes como el miedo, la irritabilidad o el trastorno de atención con hiperactividad pueden estar relacionados con una predisposición adquirida durante el embarazo al estar sometida la madre a una fuerte situación de ansiedad.

Una vez que el bebe ha nacido es fundamental, durante los primeros años de vida, que los padres sean sensibles a las necesidades del niño, coherentes en sus respuestas y que estén emocionalmente disponibles, ya que es a través de estos que se regulara su estado emocional.

Los niños nacen con unas necesidades básicas que deben ser cubiertas para asegurar su supervivencia y su salud física y emocional.

Necesidades fisiológicas (alimentación, higiene, sueño…), necesidades de protección ante determinados peligros, de explorar su entorno, de jugar y de establecer vínculos afectivos.

Es de esta última necesidad de donde surge el Apego, que es ese vinculo especial que se produce entre el niño y un grupo reducido de personas (padres, familiares directos, cuidadores, …), siendo la figura de apego principal la madre. Una adecuada relación con las figuras de apego conlleva sentimientos de seguridad asociados a su proximidad o contacto y su perdida, real o imaginaria genera angustia.

Para fomentar un apego seguro es necesario:

1.- El tacto, la cercanía y el contacto visual.

2.- Estar en sintonía emocional.

3.- Un ambiente seguro que proporcione contención emocional.

4.- Compartir momentos felices, juegos, diversión…

Por todo esto, dedicar tiempo de calidad a nuestros hijos es muy importante ya que tiempos insuficientes o de mala calidad pueden determinar en nuestros hijos pequeños, inseguridad, miedos y retraimiento.

En otros casos donde se han producidos rupturas traumáticas en el lazo afectivo madre-hijo  abandono, maltrato, separaciones, niños ingresados en centro de acogida, niños adoptados…) las consecuencias emocionales son mucho más graves.

Cuanto antes se inicie la intervención para reponer o reforzar el vinculo afectivo, tras la aparición de los primeros síntomas, mejor será la evolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.