Masaje Infantil: mucho más que masaje…

En algunas culturas el masaje infantil es un arte transmitido de generación en generación.

El Masaje infantil es más que movimientos de masaje, es tacto positivo, es respeto, es comunicación, es vínculo. Puede ayudarnos a entender mejor a nuestro bebé, sus señales, sus estados de comportamiento, comunicarnos mejor con él y empoderarnos como madres y padres.

El Masaje Infantil de IAIM/AEMI (Asociación Internacional de Masaje Infantil/Asociación Española de Masaje Infantil) incorpora un grupo de movimientos basados en diferentes técnicas como la Sueca, Hindú, Yoga y Reflexología.

El curso que ofrecemos los Educadores de IAIM es para mamás y papás con sus bebés de 0 a 12 meses, si bien la edad ideal para empezar comprendería desde el mes y medio hasta los 9 meses aproximadamente (etapa previa al gateo). Consta de 5 sesiones, de 90 minutos de duración, que se realizan una vez a la semana. El educador muestra los movimientos de masaje a través de un muñeco y son los padres los que en todo  momento mantienen el contacto con sus hijos. Además de aprender los movimientos de masaje, hay una parte teórica y un espacio para el debate.
Puede hacerse en grupo o de manera individual de manera mucho más personalizada.

La participación grupal proporciona un espacio de intercambio entre las familias, promueve nuevas relaciones, apoyo mutuo y facilita el intercambio de ideas sobre crianza.

A través de la parte teórica del programa se anima a los padres a conocer mejor a su bebé y la práctica del masaje proporciona tiempo exclusivo y de calidad con el bebé.

Tiene múltiples beneficios. Para el bebé supone interacción, estimulación, alivio y relajación.

Para las mamás/papás: incrementa la autoestima y la confianza, mejora las habilidades de crianza,
fomenta el vínculo afectivo, reduce el nivel de hormonas del estrés y aumenta el nivel de hormonas de  la relajación, mejora el sueño, estimula la lactancia materna y disminuye la depresión posparto.

A este nivel numerosos estudios avalan la práctica del masaje infantil, como una terapia alternativa para abordar la depresión posparto que incluye al bebé y de la que disfrutan ambos; mejorando las puntuaciones en las escalas de depresión y la sensibilidad en la interacción con el bebé al año de realizado el programa.

En lo referente a la confianza de los padres, al identificar mejor las señales del bebé y sus estados de comportamiento, podemos comunicarnos mejor con él, aprendemos una herramienta que puede ayudarnos a aliviar molestias del bebé, que va a contribuir a estimular su desarrollo, sintiéndonos más validos como padres, aumentando nuestra autoestima, dándonos cuenta de que como padres somos expertos en nuestro bebé, escuchándonos más a la hora de responder a las demandas de nuestro hij@.

Entre los beneficios para la familia, encontramos que pueden participar los hermanos, reduciendo la rivalidad entre ellos, relajando el ambiente y reduciendo los conflictos.

Es flexible y se adapta a diferentes situaciones, es sencillo, es para todos los bebés y para todos los papas/mamas.

Es un espacio único de intimidad y amor.

Cristina Soriano

Psicóloga Perinatal

Educadora Certificada de Masaje
Infantil IAIM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.