Nace una mamá.

“Cuando nace un bebé, también nace una mamá”

 

Nací como mamá mucho antes de que mi hija llegara a este mundo.

Antes que ella, hubo otro bebé creciendo dentro de mí, pero ese embarazo no fue bien y nunca llegamos a conocerle.

Fue un embarazo muy duro, así como lo fueron los momentos que rodearon su perdida y con la despedida de ese bebé se fue de alguna manera la inocencia que acompaña al proceso de la maternidad.

Aquella experiencia me hizo sentir incomprendida, llena de preguntas sin respuesta y de algún modo culpable. Sola, ante un duelo negado del que nadie hablaba, como si ese Ser nunca hubiera existido, mientras yo lloraba el dolor más amargo que nunca antes había sentido.

En mi segundo embarazo sentí miedo de que volviera a ocurrir, a querer a ese bebé y perderlo, ansiedad, tristeza por no haber podido sostener a ese primer bebé y alegría a la vez por la vida que llevaba dentro.

Entre tanta asistencia médica eche de menos a alguien que cuidara esa parte emocional que bullía dentro de mí, que me acompañara en este proceso de sentirme madre, tan complejo como maravilloso, y que me preparara para lo que vendría una vez que el bebé naciera. De este modo, desde una búsqueda personal y profesional, llego a mi vida la psicología perinatal, y en medio del caos del posparto nació también una psicóloga perinatal.

La psicología perinatal es algo relativamente nuevo y todavía muy desconocido, aborda todo el proceso de maternidad, desde la búsqueda del embarazo hasta el primer año de vida del bebé.

Los psicólogos perinatales, acompañamos, apoyamos e intervenimos con la mamá o familia, desde una perspectiva salutogénica, centrada en fomentar las conductas saludables y empoderar a la futura mamá. Nuestra primera área de intervención es la  prevención de problemas psicológicos relacionados con la maternidad, y partiendo de esa premisa acompañamos en procesos de reproducción asistida, en perdida y duelo gestacional o perinatal, intervenimos en estrés postraumático relacionado con parto o cesárea traumáticos, en depresión posparto, apoyamos a la recién estrenada mamá cuando algún problema emocional dificulta el establecimiento del vínculo y aportamos pautas de crianza que promuevan el apego seguro.

No todas las madres, tienen la misma experiencia de maternidad, en ocasiones la vivencia es dulce y llega envuelta de un halo de felicidad, pero para otras mujeres es un momento realmente duro, para el que nadie nos ha preparado.

Siendo mujeres y estando rodeadas de madres, abuelas, hermanas, amigas,… hablamos poco de la maternidad, nos quedamos en lo “maravilloso” de la experiencia, pero nadie te cuenta la otra realidad a la que muchas veces nos enfrentamos. Desde la psicología perinatal también trabajamos para hacer “tribu” en grupos de apoyo a la maternidad, donde poder compartir y normalizar nuestras experiencias y donde crecer como madres al mismo ritmo que crecen nuestros bebés.

“Para educar a un niño hace falta una tribu entera”

Proverbio africano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.