¿Qué es un Psicólogo?

Un
psicólogo es por definición una persona que estudia el
comportamiento humano, en sus tres niveles de respuesta, emocional,
cognitivo y conductual.
Pero
tal vez esta definición no llegue a aclararnos en términos
prácticos cual es la función del psicólogo.
El
psicólogo esta presente en la actualidad en muchos ámbitos de
intervención, existen psicólogos expertos en deporte que trabajan
para mejorar el rendimiento de los deportistas, psicólogos
educativos en los centros escolares, psicólogos de empresa en
recursos humanos y selección de personal, psicólogos expertos en
seguridad vial, psicólogos que trabajan en el ámbito jurídico,
psicólogos expertos en geriatría…, y el psicólogo clínico o de
la salud al que no debemos confundir con el psiquiatra, cuya
formación es a través de estudios en Medicina y que en la practica
clínica receta psicofármacos.
El
psicólogo clínico es el profesional que ayuda a las personas a
resolver sus problemas emocionales. Un problema emocional es aquel
cuya presencia provoca en la persona un malestar clínicamente
significativo , lo que llamamos dolor emocional, limitándonos en
nuestras actividades diarias, haciendo que evitemos determinadas
situaciones, provocando tristeza, desesperanza, ansiedad, cambiando
nuestra forma de pensar y ver el mundo hacia una visión más
negativa y catastrofista. Pero por suerte lo que diferencia un
problema emocional de una enfermedad mental es el “control” que
tenemos a la hora de enfrentarnos a nuestro malestar, una enfermedad
es algo sobre lo que no tenemos ningún control y que va a necesitar
de un tratamiento farmacológico, mientras que un trastorno o
problema emocional nos da la capacidad de participar activamente para
cambiar la situación y solucionar nuestro problema.
Ir
al psicólogo no significa “estar loco”, si no querer cambiar una
situación que nos atormenta y nos produce infelicidad con la ayuda
de un profesional que nos guíe en el camino del cambio y del
crecimiento personal.
El
psicólogo con sus conocimientos nos enseñará estrategias,
habilidades, nos mostrará opciones y nos acompañara en el proceso
de resolución de nuestros problemas, siendo en definitiva el propio
paciente el artífice de su recuperación. Y algo muy importante es
que todos esos cambios positivos formarán parte desde ese momento en
adelante de nuestra mochila de recursos ante cualquier nuevo problema
que pueda surgir en nuestra vida, aportándonos mas y mejores
herramientas a la hora de enfrentarnos a ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.